WhatsApp Image 2022-03-04 at 2.04.20 PM.jpeg

Daniel Bustamante Puerta, CDMX

"Antes era una persona muy infeliz que siempre buscaba la felicidad afuera, siempre culpaba a los demás por mis fracasos y no quería hacerme responsable de mí mismo. Y si lograba algo deseado siempre quería más y más. No me gustaba pasar tiempo conmigo mismo y trataba de estar con alguien para no sentir la soledad. Tenía una carga muy grande de estrés en mi interior y eso hacía que no pudiera disfrutar de mi presente.
 

Una de los pensamientos más comunes que tuve al meditar es que solía pensar que me estaban robando el dinero en la meditación y que se aprovechaban de mí vulnerabilidad. Sin duda alguna si me hubiese dejado llevar por todos esos pensamientos, no tendría paz mental y equilibrio emocional que ahora tengo. Es muy probable que me hubiese enfermado por esos pensamientos tan negativos.
 

Superé el miedo a estar solo. La sensación de que las otras personas tienen que aprobar lo que hago desapareció. Todo el apego insano hacia mi familia se fue y ahora puedo vivir tranquilo en otro país. Esos pensamientos acerca de querer poseer el futuro comenzaron a dejar de tener de fuerza en mi interior y poco a poco me he sentido con mucha fuerza interior y autoconfianza. He desarrollado inteligencia emocional para poder aceptar las condiciones que van llegando a mi vida. He comenzado a disfrutar de mi presente dejando atrás el sentimiento de culpa. Todo aquello que me molesta de las otras personas es un reflejo de interior. Puedo dormir tranquilo. Mi concentración ha mejorado. He empezado a conocer mi verdadero ser que habita en mi interior.

Lo que más me gusta de la meditación es saber de dónde vengo, hacia dónde voy y quién soy. Compartir con los compañeros de meditación y saber que nunca voy a estar solo, ya que el universo habita en mi interior.

 

Tuve tranquilidad, paz y concentración.
 

Le recomendaría esta Meditación a todos los aquellos que buscan su verdadero ser.