WhatsApp%20Image%202020-05-21%20at%208.28_edited.jpg

Valeria González, CDMX

"Antes era una persona centrada en mí misma, mis acciones eran egoístas porque vivía únicamente pensando en mí. Eso me estresaba  porque pensaba mucho en el futuro y en todo lo que debía hacer para conseguir lo que quería. Con la meditación soy una persona más tranquila. He logrado poco a poco dejar de compararme con otras personas. Me dejé de estresar por cosas sin sentido. He aprendido a mantener la calma y a ser agradecida.
 

Durante el camino de la meditación un freno que tuve fue pensar en la mensualidad que se tiene que pagar. Parece absurdo pagar por algo que mucha gente piensa que se puede hacer gratis, pero realmente este metódo de meditación es muy diferente a lo que se encuentra en otras partes. Si no hubiera empezado a meditar estoy segura de que estaría atrapada en un limbo de sufrimientos que crearía mi mente todos los días.

Creo que lo que aprendí con la meditación fue el saber desapegarme de la idea del amor romántico que tenía muy arraigada en mí. He aprendido a superar duelos amorosos de una manera que antes no conocía, una rápida y con muchos otros beneficios.

La confianza que hay entre los meditantes me gusta mucho. La tranquilidad y el querer ayudarnos entre todos.

Cuando estoy pasando por momentos difíciles y mi mente se alborota pensando en el pasado lo puedo identificar y detenerlo en ese momento.
Y tuve una cercanía con la Verdad que antes no conocía. Ya no soy tan impulsiva ni me tomo personal lo que otras personas hacen. Si algo me molesta no le doy vueltas por días y días, dejo de pensar en eso rápido.

Recomiendo esta meditación a todas las personas que quieran vivir de una forma diferente a lo que nos han enseñado. Aquellas personas que buscan paz y gratitud verdadera."